El poder de la sexualidad (Tercera parte)

El poder de la sexualidad (Tercera parte)

Los ciclos de la luna y los matices energéticos para desarrollar un entendimiento

La fase creciente, desde la Luna nueva hasta la Luna llena, está repleta de energía (que magnifica, alarga, aumenta, extiende, distribuye y acelera) y, en la fase menguante, desde la luna llena hasta la Luna Nueva, se produce una caída energética, por lo que uno se siente cansado y agotado, y puede retirarse del etéreo. La Luna completa pasa por los 12 signos del zodíaco cada 29,5 días y cambia de signo cada 2,5.

La Luna con sus ciclos rápidos de órbita alrededor del zodíaco envía patrones específicos de energía cada mes, y esto tiene que ver mucho con nuestro humor y nuestra conducta. En algún nivel de conciencia siempre respondéis a los efectos de los ciclos lunares y planetarios; dependiendo de cómo interpretéis estas influencias ejercerá un importante impacto con respecto a vuestras experiencias sexuales.

La Luna ejerce una gran influencia sobre nuestras emociones. Por ejemplo, cuando está en Leo, es la hora del romanticismo y los juegos acompañados de una sensación de excitación. En Virgo, es el momento de la gran limpieza y de estar totalmente presente; pueden aparecer quejas y perfeccionismo.

Cuando la luna está en Libra, os sentís equilibrados, pero unos días después, cuando entra en Escorpio, vuestras emociones pueden ser más intensas, ya que la energía mueve los aspectos más secretos de vuestra identidad. Cuando llega a Sagitario, se desarrollan sensaciones que permiten comprender el cuadro más amplio y la sensación de responsabilidad se abraza cuando la Luna está en Capricornio.

El sexo puede hacer que aparezca toda clase de energías y que surja un abanico de respuestas emocionales al acceder y establecer contacto con nuestras emociones como si se tratara de las teclas de un piano. Los colores son la clave para comprender la chispa de la vida que la polaridad de la energía sexual aporta. El sexo es una de las expresiones más poderosas de vuestra biología, y el aspecto de más poder personal es la experiencia orgásmica.

El orgasmo excita todo el cuerpo a todos los niveles. Las células del cuerpo responden como si se tratase de un poderoso gang que alinea el cuerpo y rellena los espacios con energía radiante. A veces, se habla de orgasmo como "la pequeña muerte", ya que el orgasmo libera nuestra mente consciente de su rígida unión al cuerpo y permaneceréis flotando, suspendidos en un espacio entre vigilia y el sueño. Aquí es cuando vuestras células y partículas subatómicas experimentan libremente, junto con las capas de vuestra conciencia, un estado de exquisita sanación.

Gracias al sexo vuestras células se acuerdan de la propia vitalidad. La energía sexual está pensando para mantenernos alerta: forma parte de lo que sana vuestro cuerpo. La experiencia orgásmica os conecta con vuestro espíritu y reorganiza y revitaliza vuestras células.

Las hormonas que se liberan durante el acto sexual modifican el patrón de vuestras ondas cerebrales equilibrándolas e integrándolas para activar de esta manera la mente cósmica despierta. La experiencia orgásmica puede ser una experiencia genital que implique todo el cuerpo o una experiencia multicorporal y , al abrirse los chakras, os puede ayudar a viajar al multiverso.

El orgasmo sirve para sanar el cuerpo; durante un orgasmo, refrescáis y revitalizáis todo a nivel celular y conectáis con la esencia de vuestro ser espiritual. Estáis suspendidos entre probabilidades con los diversos niveles de vuestro cuerpo (mental, físico, emocional y espiritual) elevados y alineados.

En la cresta de la ola orgánica, vuestro cuerpo late con tanta vitalidad que explora en la atmósfera, diseminado en el campo de la existencia, lo que queréis y lo que pensáis de vosotros mismos. Podéis aprender a focalizar vuestra atención para dirigir la energía del orgasmo mediante la sincronización de la respiración con la de vuestra pareja, y también podéis dirigir la energía por los 7 chakras del cuerpo haciendo que salga por el chakra corona y se mueva hacia arriba, entrando y saliendo por las aperturas de los chakras cósmicos, mientras estáis totalmente presentes.

Enraizados firmemente y conectados el uno con el otro gracias a los 7 chakras corporales, podéis dirigir la energía que se pasa por el octavo, el noveno y el decimotercero chakra hasta los misterios del multiverso. Durante mucho tiempo, la gente ha utilizado el sexo para producir energía psíquica con el fin de traspasar las fronteras de la realidad física. Con la pareja adecuada y en la armonía con la ley cósmica, la energía sexual se puede utilizar para viajar a cualquier parte que deseéis.

Los elementos básicos para mantener una relación sexual sana y bien equilibrada son la confianza, la comodidad y la compatibilidad , además de la honestidad y la integridad. Cuando os permitáis amar y aceptar vuestro cuerpo y el placer almacenado en su interior, vuestra salud mejorará. El orgasmo hace que tenga lugar una sanación a nivel celular. Además, la gente más sana tiene experiencias sexuales de manera regular.

El acto sexual provoca una respiración intensa que oxigena el cuerpo y expande su energía vital. Un aumento de oxígeno en la sangre mejora la sensación de estar presente y de claridad mental. Hacer el amor aporta un buen empuje al sistema inmunológico, durante el orgasmo se liberan endorfinas que alivian el dolor, el estrés y la tensión. El amor y una relación sexual satisfactoria van de la mano cuando existe salud vigorosa y una vida más larga. Recordad que vuestro estado mental durante un orgasmo, junto con las creencias adoptadas, os permitirán viajar por los misterios sexuales.

Cuando compartís un orgasmo en una relación amorosa y cuando hay confianza, se puede poner en marcha la sanación del cuerpo; una sana expresión sexual y una apropiada práctica con la persona adecuada puede reorganizar el cuerpo a todos los niveles.
La confianza crea una zona de comodidad en la que podéis conectar verdaderamente el uno con el otro.

El sexo sana, ya que cuando estáis relajados y os encontráis en estáis abiertos al placer, podéis sentir verdaderamente las vibraciones de amor entre vosotros y vuestra pareja. Cuando está presente la energía del chakra corazón, la energía intuitiva, nutritiva, sustentadora y regeneradora estimula las células para que responda con algo positivo. Esto es la creación y la naturaleza primordial de la existencia, esta sensación entre dos personas es la energía sanadora del sexo.

Recordad que el estado orgásmico crea una suspensión a nivel celular; os halláis ligeramente por encima de la gravedad y flotáis gracias a una profunda relajación. Las personas que no tienen orgasmos nunca se relajan completamente y, si no se puede dejar por completo, se pierden los placeres multisensoriales de la vida. Nadie os debe un orgasmo si habéis sido incapaces de descubrir personalmente el placer orgásmico del propio cuerpo.

Es una experiencia que os debéis a vosotros mismos; debéis entender lo que es un orgasmo aprendiendo cómo complaceros a vosotros mismos. La sociedad ha creado tabúes con respecto al cuerpo; sin embargo, una cosa es que alguien ate los cordones y otra totalmente distinta es hacerlo uno mismo. Debéis conocer vuestro cuerpo; es vuestro. La idea de que el sexo es pecaminoso o hay algo que no funciona fuera en vuestro cuerpo es un ejemplo de los programas sociales sedimentados y de las creencias limitadas.

No obstante os sentiréis bien, siempre y cuando sigáis a vuestro cuerpo con integridad. Lo más intenso que puede ofrecer la sexualidad es transportaros a las estrellas para vivir una experiencia remota. Hace mucho tiempo, los hombres y las mujeres sabían cómo entrelazar sus seres espirituales con sus formas físicas para explorar una zona nueva y adecuada para vivir. Quería conocer a quienes ocupaban este plano de realidad junto a ellos. Sabían cómo conectar con familiares y amigos lejanos o ya fallecidos porque estaban conectados con el baile secreto y lo entendían.

Los animales se movían con facilidad entre las dimensiones y se observaron, e incluso a veces se consultaron, ya que su sabiduría se conocía entre las diversas capas de la realidad. Practicar sexo con una persona amada es como subirse a una alfombra mágica y viajar a donde os apetezca.

Cuando tenéis sexo, despertáis la energía kundalini de la fuerza vital que se encuentra enroscada al final de la columna, y la invitáis a que salga de su cueva y que os enseñe a bailar con la vida. La responsabilidad de conocer y entender vuestro cuerpo es vuestra; debéis conocer maneras de tocarlo y colocarlo donde os aporte mayor placer, para permitir que esa energía suba por la columna espiral en la realidad.

Activar la energía kundalini mediante el placer sexual puede crear una apertura completa a dimensiones simultáneas que tienen relación directa en la vida que estás viviendo actualmente. Un orgasmo con gozo estático localizado en los genitales puede hacer que la Kundalini ascienda hasta el segundo chakra.

Elevar la energía más arriba en el cuerpo se consigue ampliando el placer, respirando profundamente, relajándose, entregándose a la alegría del proceso.