Los Minerales de Virgo a Sagitario

Los Minerales de Virgo a Sagitario

VIRGO:

AGUA MARINA Y JASPE:
AGUA MARINA: Piedra preciosa que posee la virtud de producir una constante felicidad. Es un símbolo de salud, de esperanza a la adversidad y de juventud, da suerte y hace feliz a quien la lleve.
Ayuda en todas las facetas del amor, aunque también despierta los celos.
Es la piedra protectora de los marineros y aventureros, ya que defiende o previene contra posibles catástrofes y protege contra los venenos. Renueva la confianza en las propias fuerzas.
En los sueños es un poderoso protector.

JASPE: Esta piedra puede ser de color verde, amarillo, rosa, naranja, rojo. De color verde simboliza el apogeo de la juventud. El Apocalipsis de San Juan hace referencia a la aparición del Eterno sobre un trono, "como una visión de jaspe verde o cornalina". La tradición cristiana la hace coincidir con lo eterno y con el Creador.
Refleja la abundancia de la que debe disfrutar la persona que vive gobernada por los principios éticos morales. Protege contra el mal de ojo y los hechizos de la magia negra y es un formidable antídoto. Los amuletos de jaspe sirven para librarse de los ataques negativos de los brujos rivales. Se puede llevar colgado del cuello como protección o guardado en el monedero, ya que ayuda a tener siempre dinero y elimina el miedo a perderlo. Es siempre un talismán para la seguridad y las competencias personales.

LIBRA:

LAPISLÁZULI: Es una piedra semipreciosa de color azul, que ha sido considerada un símbolo cósmico de la noche estrellada en Mesopotamia y en la América precolombina. Los egipcios la llamaban jesbedj y la empleaban en talismanes, ya que consideraban que confería las virtudes de la juventud y la alegría vital. El valor de esta piedra tiene su explicación en la idea de la fuerza sagrada que participa, en virtud de su color celeste, usada como talismán contra el mal de ojo si se cuelga en el cuello.
Según Alberto Magno, sirve para curar las fiebres y la melancolía o pena moral.
Desde muy antiguo, el lapislázuli, ha sido considerada una piedra que atrae la riqueza y en muchos textos se le conoce como "piedra del dinero" o "llama dinero". En Sudamérica la llevan consigo en múltiples formas o adornos: como un anillo, un colgante o una cajita, para no padecer problemas económicos.
Protege de las lesiones o heridas en los mulos. Quien la lleve evitará heridas en esta parte del cuerpo. Es muy buena para la memoria. Abre el punto de la meditación y permite recibir mensajes telepáticos y conectar con los seres queridos a distancia y en silencio.
Es un talismán para recuperar el amor, para reparar, para eliminar la depresión, para ahuyentar el miedo, para tener más confianza, para tener vitalidad, juventud y vigor y, especialmente, para tener el amor cósmico aquí en la Tierra.

ESCORPIÓN:

TOPACIO: En sánscrito el nombre de esa piedra es tapas, que significa "fuego". Se dice de esta piedra que ofrece prestigio y confianza. Tiene correspondencia con el Sol y es una piedra muy especial para todos los nacidos bajo el signo de Cáncer, Géminis, Piscis y Escorpio.
Estimula la simpatía, favorece el apasionamiento y las relaciones amorosas. También, al igual que ocurre con el rubí, cambia de color y se vuelve más pálido en la proximidad de sustancias tóxicas o venenosas y también como advertencia de una traición que no aceche. Es símbolo de la felicidad y la alegría.
En el pasado se le valoraba por su capacidad para calmar la ira, ahuyentar la melancolía, agudizar el ingenio, acrecentar el prestigio y otorgar valor al que lo lleva en el lado izquierdo del cuerpo.
La utilización del topacio en técnicas de visualización es muy potente, muchos clarividentes lo usan. Es muy eficaz para eliminar malos sentimientos y viejas memorias negativas.

SAGITARIO:

TURQUESA: Este nombre proviene de la palabra turco. Es de color azul celeste, y es muy bonita. La turquesa está siempre en relación con el Fuego o con el Sol. Así el Sol, dios guerrero, cuando se despierta, expulsa del cielo a la luna y a las estrellas teniendo como arma la serpiente de turquesas, identificada al fuego y a los rayos. Entre los aztecas, el dios del fuego se llamaba el "Señor de la Turquesa".
Simboliza el valor y la esperanza. Protege la nariz y el sistema nervioso, del mal de ojo y de las dolencias respiratorias. Proporciona éxito a los hombres enamorados y virtud a las muchachas.
Todavía hoy se cree, sobre todo en el mundo árabe que la turquesa es un símbolo de una vida larga y una muerte pacífica. Protege de los accidentes, las tragedias y las muertes repentinas. Calma el odio, ahuyenta la ira y facilita las reconciliaciones, sobre todo en el campo afectivo.