La verbena, amor y protección

La verbena, amor y protección

La Verbena es una planta conocida y de grandes propiedades. Su uso se remonta a la antigüedad y son numerosas las leyendas que se cuentan sobre ella entre las que podemos destacar la que aparece en el Nuevo Testamento, dónde la Verbena fue la planta utilizada para curar las heridas padecidas por Jesús en la cruz.

En la magia y el esoterismo, la verbena es tenida como protectora contra los vampiros y se recomienda llevarla cerca de uno o usarla en aceite esencial cuando nos bañamos.

La verbena fue muy celebrada en la antigüedad y figuraba en la mayor parte de las prácticas religiosas. Los celtas la asociaban al muérdago y de ella se servían los druidas para predecir el futuro. Los romanos la empleaban para hacer las aspersiones de agua lustral y purificar los altares al ir a hacer los sacrificios. En la guerra, los heraldos enviados al enemigo llevaban en señal de paz una rama de verbena. Los recién casados creían asegurar su felicidad yendo al altar con un ramo de esta planta oculto debajo de su manto. A fin de disipar o prevenir las enfermedades, conjurar los hechizos y librarse de los genios maléficos, colgaban los antiguos matas de verbena en sus camas y en las puertas de las casas.Le dieron también gran importancia los magos y adivinos de la Edad Media que la empleaban en sus encantos haciéndola entrar en los filtros o elixires propios para avivar los fuegos de amor próximos a apagarse

Hoy en día la Verbena sigue gozando de un papel principal en la magia. Se emplea sobretodo para proteger ambientes, pero también para favorecer el amor; así como, quemándola, para alejar los amores no correspondidos.
Es en la víspera de San Juan cuando la Verbena tiene más poder.

En el Amor existe un conjuro con verbena, que es el siguiente: "para el amor frotar las propias manos con jugo de verbena y tocar luego con ella a la persona que se desea rendir de amor".

Hay que tener siempre extremo cuidado en los conjuros de Amor, una cosa es desear ser agradable, útil o próximo a alguien, una cosa es amar a alguien y la otra es intentar doblegar la voluntad del otro para que te ame, eso no es amor y lleva consecuencias.