Cuencos Tibetanos

Cuencos Tibetanos

Es una terapia basada en el sonido, se basa en el principio de la resonancia, por el cual,

una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.

En principio de la resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo.

Es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia.

Las mujeres que viven juntas o que pasan muchas horas juntas acaban ajustando sus ritmos hormonales. El ejército sabe que cuando cruzan un puente no pueden ir en formación por el peligro de rotura del mismo, por lo que abandonan la formación hasta que lo han acabado de cruzar. Estos dos ejemplos son principios de resonancia, en los cuales se activa la ley de la sincronicidad.

El sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otro niveles de conciencia, donde son posibles los estados de sanación espontánea y estados rústicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación.

En una terapia del sonido con cuencos tibetanos, son los armónicos. Cada vez que se produce en sonido, se producen los armónicos.

Estos armónicos tienen efectos altamente beneficiosos sobre nuestro cuerpo y nuestro campo energético.

A través de los armónicos podemos resonar en sus ondas, elevando así nuestra vibración.

A veces no podemos escuchar frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo, ni tampoco podemos emitir frecuencias que existen fuera de nuestras capacidades, pero eso no significa que no existan ondas de sonido, en las cuales, en el día a día, nos afecten y nos hagan estar más activos, pasivos, apáticos, etc...

En éste caso, la terapia de los cuencos tibetanos, nos va a ayudar a armonizar a través de sus ondas de sonido y los armónicos y a sanar nuestro cuerpo y alma.

Esta terapia está considera como la medicina del futuro, ya que se ha descubierto científicamente, que mediante el sonido se puede conseguir la que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerígenas y la curación de muchas enfermedades.

Los cuencos tibetanos son instrumento de curazón, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental y emocional, y como no, ayudando a elevarnos a nivel espiritual.

Es una terapia, que también regula nuestros chacras y modifica nuestra conciencia, desde un estado de estrés y ansiedad a un estudio de paz interior.